miércoles, 4 de marzo de 2015

Instrucciones para una ola de calor

Quiere la casualidad que haya coincidido en mis lecturas con dos novelas consecutivas cuya trama argumental se centra en los miembros de una familia, pero es que además ambas cuentan con una composición idéntica: una madre, tres hijos (justamente un hermano y dos hermanas) y un padre ausente por uno u otro motivo. Tanto esta novela de Maggie O'Farrel, "Instrucciones para una ola de calor" como la de Alejandro Palomas, "Una madre", coinciden en su elección de personajes y en el centrar toda su trama en las relaciones entre ellos y me sirven para confirmar lo que ya anoté en aquella reseña: que todas las familias se parecen unas a otras en que todas son distintas, cada una de ellas llevan dentro todo un mundo y son materia más que interesante para hacer buenas novelas. Y otra coincidencia entre ambas novelas, para mi fortuna, es su fabulosa calidad: vuelvo a encontrarme de nuevo ante un magnífico relato que, partiendo de un la extraña por inesperada desaparición del padre, va dándonos a conocer todo el entramado de relaciones, pasiones y tensiones que se dan en el seno de la familia Riordan. También esta novela se desarrolla durante un breve periodo de tiempo, sólo tres días de un verano, más concretamente el abrasador verano de 1976 en Londres donde una inaudita ola de calor obliga a las autoridades a dictar una serie de medidas extraordinarias para evitar el mal uso del escaso agua potable. Este calor extremo ayuda a aumentar la sensación de agobio en que se mueven los protagonistas, el calor sofocante se convierte casi en un personaje más que determina y somete a los familiares del desaparecido padre.

Y es que el señor Riordan desaparece una mañana sin que nada hiciera sospechar que planeaba algo así. Sus tres hijos deben reunirse con su madre para tratar de encontrarlo y hacerle regresar a casa. A partir de ahí vamos conociendo unos fabulosos retratos tanto de los hijos como de la madre, magistralmente trazados, con crudeza y veracidad, reflejando las complejas relaciones entre los miembros de esta familia de origen irlandés y católico en la Gran Bretaña protestante, las frustraciones que arrastran, sus fracasos, la asunción de sus presentes, los secretos de su pasado, lo que les une y lo que les separa irremisiblemente. El argumento va y vuelve en el tiempo mostrándonos desde el momento actual de cada uno hasta los más determinantes hechos de su pasado común como familia y los elementos que marcan su presente: sus propios matrimonios, sus experiencias como hijos y como padres, el intento de ocultar los errores y las carencias que les hacen ser como son. Abundan las descripciones minuciosas de los pensamientos, las reflexiones que nos llevan y nos traen en el tiempo, los hilos que unen a los hermanos, el resentimiento, la fraternidad, el miedo. Conocemos la historia familiar de los Riordan, pero también ellos descubrirán cosas que ignoraban del pasado familiar.

Una lectura intensa, cargada de sensaciones, con unos personajes magníficamente retratados, con recovecos en las personalidades y los sentimientos. A pesar de que el relato lleva generalmente un ritmo detenido,  centrado en unas meticulosas descripciones, con gran detallismo en la ambientación, no es una novela lenta, siempre pasa algo, siempre estamos en la mente de un personaje, reviviendo una escena del pasado o avanzando a través de las mentiras y las tensiones que caracterizan las relaciones familiares de los Riordan. Una novela breve, con una trama bien dibujada que no pierde nunca el ritmo, con personajes fabulosamente presentados e intensos sentimientos; un enorme descubrimiento que merece la pena compartir.

8 comentarios:

  1. No conocía esta novela. Y me ha gustado mucho lo que cuentas. Con ganas de conocer a esta familia me dejas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo la lectura, sin duda. Una historia muy bien contada.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Hace dos años que lo vi, y esperé a que estuviera en edición de bolsillo. Creo que salió pero finalmente, no lo cogí. Leyendo he recordado lo bien que me hizo sentir Maggie con su manera de escribir.
    Espero que algún día me encuentre con una ola de calor...ya veremos, porque tengo muchas lecturas que me esperan.

    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo tendré que buscar alguna de sus novelas para seguir disfrutando con ella. A ver si encuentro otras recomendaciones de la misma autora.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Este es el tipo de libros que creo me puede gustar. Y la mejor noticia es que lo tengo (cielos, cuántos libros a la espera en las estanterias). Gracias por recordarme que lo tengo ahí y ponerme el bocado en la boca :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lo tienes por casa ya no hay excusa para ponerte con él. Ya nos contarás qué te parece.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Pues muchas gracias por compartir. Y si ya me llamó la atención el libro de Alejandro Palomas, ahora este también lo apunto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, a aumentar la lista sin fin, ja, ja!!! Espero que tengas ocasión de leer los dos y los disfrutes.
      Saludos.

      Eliminar