sábado, 8 de septiembre de 2012

Los asesinos del emperador

Es una realidad conocida que las vacaciones de verano son la época ideal del año para emprender la lectura de aquellos libros más voluminosos que vamos acumulando a lo largo de los meses y que no nos decidimos a empezar, atemorizados por el número de páginas con el que nos amenazan. Así que, nada más poner el pie en la playa, me lancé de lleno con este novelón, "Los asesinos del emperador" del escritor valenciano Santiago Posterguillo y no voy a poder decir nada más que cosas absolutamente positivas de esta magnífica novela que he disfrutado hasta la última página.

El tópico de que la realidad supera ampliamente cualquier ficción que un autor pueda imaginar se demuestra palmariamente en esta novela. El relato fundamental se centra en los hechos que dieron lugar al asesinato del cruel emperador Domiciano y que llevaron poco después a Trajano a convertirse en el primer césar de origen hispano de la Roma imperial. Y es que las simples realidades históricas de la Roma antigua, la forma en que las rivalidades, las guerras civiles, la lucha en las fronteras o la vida de palacio convertían el día a día de sus protagonistas en una locura de muerte, traición y venganza, son suficientemente apasionantes, retorcidas e interesantes como para que sólo sea necesario un narrador, en este caso un narrador excepcional como es Posterguillo, para que no sea preciso fabular demasiado más allá de exponer los hechos tal y como ocurrían y sacar de todo ello una magnífica novela histórica.

Lo cierto es que la narración es absolutamente ágil, a pesar de la extensión del libro, de manera en que nunca llega a hacerse pesada la lectura, ni tan siquiera en los numerosos episodios en que se relatan escenas bélicas a las que confieso que no soy especialmente aficionada. La constante alternancia de escenarios, los capítulos generalmente breves y la fluidez de la escritura, permiten que se siga con un interés constante la lectura. Es uno de esos casos en que conocemos previamente el desenlace por los hechos históricos pero disfrutamos igualmente del relato que de ellos se nos hace, deseando conocer todos los aspectos de los mismos y adentrándonos en el conocimiento de sus personajes, nombre conocidos desde siempre pero que ahora cobran cuerpo gracias a esta novela.

Muchos son los aspectos que destacaría sobre el libro en relación a la maravillosa revisitación de toda una época, pero por citar algunos temas destacados de todos aquellos que se citan en la novela hablaría de la descripción del mundo de los gladiadores, sus orígenes, su forma de vida y, por supuesto, sus luchas en la arena del recién construido Anfiteatro Flavio o Coliseo. Igualmente aparecen en estas páginas los recién surgidos cristianos, con el apóstol Juan todavía vivo y conocemos la persecución que los distintos césares ejercieron sobre ellos. También nos permitimos pasear por los distintos barrios de Roma: de los foros y sus templos y basílicas a los barrios populares con sus viviendas míseras y sus mercados atestados de ladronzuelos, bajamos a las cloacas y subimos a los palacios con una maravillosa recreación de un mundo que ha desaparecido pero que aún muchos tratamos de rastrear, sea entre las ruinas de aquellos edificios, sea entre las páginas de libros como este, que más de un avispado profesor de Historia debería recomendar a sus alumnos y lograr así muchos más adeptos a la causa del estudio del pasado como ilustración del presente y advertencia para el futuro.

5 comentarios:

  1. ¡Lo quiero, lo quiero y lo quiero! Buenísima reseña. Y desde luego un libro que quiero leer, aunque creo que eso ya te ha quedado claro...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo lo tengo pendiente para leer me faltó poco hace una semana para empezarlo pero me decidí por la Historiadora que me está costando un poco. Lo tengo firmado por mi paisano, me lo firmó en la feria del libro de Valencia, ahora aún tengo más ganas de leerlo, será uno de los próximos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me apetece muchísimo este libro. Tengo que hacerme con él sí o sí!!

    ResponderEliminar
  4. A mi se me ha pasado el verano sin poder leer un libro tan extenso como éste y, desde luego, es la mejor época para hacerlo, pero ya le tocará el turno.
    Hace meses escuché una entrevista al autor en la radio, y me gustó mucho como habló de su novela.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Le tengo muchas ganas! Ya pensaba ponerme con este libro en verano pero tenía tantas lecturas pendientes...
    Besines,

    ResponderEliminar