viernes, 30 de noviembre de 2012

La librería ambulante

¡Qué libro tan encantador!, ¡Qué novela tan sencilla y tan llena de alegría y pasión por los libros! Me ha encantado (ya lo habréis notado) esta novela que empieza bien desde el título: "La librería ambulante" que no es traducción literal del original "Parnassus on wheels" (el Parnaso sobre ruedas) pero que resulta acertado y atractivo, y continúa entrando por los ojos con esa foto de portada, donde vemos uno de esos carromatos que, aunque no sé si existieron en España, sí nos han llegado desde otros países sus imágenes en blanco y negro, por las que conocemos que se encargaban de llevabar la lectura a los rincones más inhóspitos, a los pequeños pueblos que carecían de librería e incluso de biblioteca, los amantes de la lectura verían en ellos su salvación de una vida condenada a no disfrutar de una buena lectura, de no ser por estos libreros trashumantes que arrastraban su carga de cultura de un lugar a otro.

La historia que nos cuenta Christopher Morley se centra en el personaje de la señorita Helen McGill, una mujer madura que dedica su vida, tras haber ejercido de institutriz, a ocuparse de la pequeña granja que posee junto con su hermano, un escritor de relativa fama local que dedica más tiempo a sus escritos que al trabajo en el campo. Helen es la sensata de la casa, la que no le da muchas vueltas a las cosas y trabaja sin descanso de sol a sol, orgullosa de su tarea de ama de casa. Pero un día se presenta ante su puerta el señor Mifflin, propietario de la librería ambulante "El Parnaso" dispuesto a ceder el negocio al señor McGill. Helen toma en ese momento su gran decisión: será ella la que se ocupe de ese negocio. Por primera vez en su vida y llevada por un impulso irracional, se lanza a la única aventura que ha vivido nunca,abandona su vida rutinaria y decide tomarse unas merecidas vacaciones a bordo del Parnaso. Cuando se para a calcular el número de hogazas de pan que ha horneado en todos esos años se le presenta claramente la cantidad de tiempo perdido sin conocer más allá de su cocina, de su granja y sus aledaños. Y decide cambiar de vida radicalmente.

El libro se cuenta en primera persona, en la voz de la dispuesta Helen, su sencillo tono, sus razonamientos simples y su paulatino proceso de descubrimiento del mundo, del placer de recorrer los caminos sirviendo a sus clientes, gente sencilla del entorno rural, campesinos, granjeros y habitantes pequeñas ciudades para los cuales el Parnaso supone la llegada del aire fresco que implica poder renovar sus lecturas, sean de literatura o de libros técnicos sobre agricultura o cocina, todo eso se cuenta con un estilo simple y sincero, donde asistimos a las reflexiones de la protagonista y compartimos con ella su nueva visión del mundo.

Porque el mundo de Helen se agranda según se amplía su horizonte visual. Al recorrer estos paisajes norteamericanos, tan idealizados y atrayentes, tan salvajes y llenos de riqueza, ese camino que la aleja de su cocina la pone ante un mundo más ancho en todos los sentidos. Las descripciones son magníficas, simples pero tremendamente evocadoras de los campos de siembra, de los bosques otoñales del noreste de los Estados Unidos, los ríos caudalosos y los pequeños pueblos, todo ello se presenta con una sencilla belleza que Helen va aprendiendo a apreciar. Es fácil compartir la ilusión de la protagonista y alegrarse por su felicidad, la empatía está asegurada desde que se la conoce y se observa su actitud positiva y pragmática, su simple filosofía de vida y sus deseos de no resignarse a convertirse en una solterona que no ha conocido más que las cuatro paredes de su acogedora cocina. Su pequeña gran aventura tendrá un final feliz que nos dejará con una sonrisa en los labios y habiendo disfrutado esta historia de amor por los libros que se plasma básicamente en los discursos del librero Mifflin, de los que reproduzco aquí algunos fragmentos y cuyo espíritu seguro que muchos compartiremos sin dudarlo.
«cuando le vendes un libro a alguien no solamente le estás vendiendo doce onzas de papel, tinta y pegamento. Le estás vendiendo una vida totalmente nueva. Amor, amistad y humor y barcos que navegan en la noche. En un libro cabe todo, el cielo y la tierra, en un libro de verdad, quiero decir. ¡Repámpanos! Si en lugar de librero fuera panadero, carnicero o vendedor de escobas la gente correría a su puerta a recibirme, ansiosa por recibir mi mercancía. Y heme aquí, con mi cargamento de salvaciones eternas. Sí, señora, salvación para sus pequeñas y atribuladas almas. Y no vea cómo cuesta que lo entiendan. Sólo por eso vale la pena. Estoy haciendo algo que a nadie se le ha ocurrido hacer desde Nazareth, Maine, hasta Walla Walla, Washington. ¡Es un nuevo campo, pero vaya si vale la pena! Eso es lo que este país necesita: ¡más libros!»
«Está bien que los decanos de las universidades exhiban sus estanterías de dos metros llenas de la mejor literatura y que los editores publiciten su colección de Clásicos del Linóleo, pero lo que la gente necesita es algo bueno, familiar, honesto. Algo que les llegue a las entrañas, que los haga reír y temblar y marearse y pensar en la pequeñez de esta bola de palomitas de maíz que gira en el espacio sin obtener nada a cambio. Algo que los estimule a mantener limpio el hogar y la leña bien partida para hacer el fuego y los platos bien lavados y secados y ordenados. Cualquiera que haga leer a la gente del campo cosas que valgan la pena le estará prestando un gran servicio a la nación. Y eso es lo que esta caravana de la cultura pretende hacer...»

16 comentarios:

  1. Lo leí hace unas semanas y me gustó muchísimo, aunque eché de menos que tuviera algunas páginas más para explicar más cosas de las aventuras del Parnaso propiamente dicho. Una delicia para leer de un tirón.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Tiene muy buena pinta y en la biblioteca donde acudo lo tienen a punto de poner para préstamo, así que creo que lo cogeré. Gracias por la reseña. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué ganas de leerla, pinta tan bien :) en tu reseña se percibe el entusiasmo. Besos

    ResponderEliminar
  4. Tengo muchas ganas de leerlo!!
    Gracias por la reseña =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Están de moda los libros de bibliotecas.

    ResponderEliminar
  6. Disfruté mucho de la lectura y aunque me decidí a leer el libro debido a su título principalmente y a que Acantilado suele acertar con sus elecciones, después descubrí que la historia daba mucho más de si.
    Muy buena recomendación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ya la tengo entre mis pendientes. A ver si me hago con ella prontito que me has dejado con más ganas aún.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Otra lectora que, como yo, se rinde a los encantos de esta deliciosa lectura...
    Besos,

    ResponderEliminar
  9. Vi el libro hace unos días en otro blog y me llamó mucho la atención, me encantan los libros que hablan de libros y ya solo el título y la portada invita a leerlo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. Tengo muchas ganas de leer este libro...me lo estoy reservando continúamente, para mejores momentos, pero creo que ese instante, ya ha llegado. Leyéndote, me han entrado muchas ganas.
    Una preciosa entrada, y los textos que rescatas del libro, son para querer empezar ya mismo a leer. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  11. Pero que buena pinta! Me lo apunto sin dudar! Gracias por descubrírmelo.

    ResponderEliminar
  12. No he leído más que buenas críticas de este libro, estoy segura de que me gustará, al igual que a cualquier amante de la literatura. Bss

    ResponderEliminar
  13. Leo tu perfil, y veo que te interesan exactamente lo mismo que a mí de los libros y las personas. Si no te importa, me quedo en tu casa.

    ResponderEliminar
  14. Encantada de tenerte por aquí. Bienvenida!!

    ResponderEliminar
  15. Una lectura que me apetece.
    Geniales los párrafos que has escogido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Inma suena genial! Éste me lo leo sí ó sí! Me encanta cómo transmites las emociones que te ha provocado su lectura,lo cuentas tan bonito!

    ResponderEliminar